Bio

 “PROAÑO”, SU QUINTO ÁLBUM DE ESTUDIO

Después de haber realizado una exitosa gira por toda la República Mexicana, y diversas ciudades de la Unión Americana y Sudamérica, a principios de julio del 2014, Enjambre se dispuso a grabar su quinto álbum de estudio, bajo la producción del reconocido productor Phil Vynal, en los estudios de Sonic Ranch, en Tornillo, Texas.

Este álbum se titula “Proaño” y responde al nombre de la mina ubicada en Fresnillo en el estado de Zacatecas, lugar donde la mayoría de los integrantes del grupo crecieron. Este nuevo material mantendrá esos constantes denominadores de la banda, que son la nostalgia, el sonido vintage, letras en rimas bizarras, pero con un toque más acido y más baladezco a la vez.

LOS INICIOS

El Norte de la República Mexicana ha sido una región fértil para el cultivo del rock and roll, con el surgimiento de artistas destacados desde la década de los sesenta. Esa región del país ha gestado, una vez cada tanto, grupos que se ponen a la vanguardia del género para entregar un sonido que los hace trascender.

Esto ocurrió a finales de los noventa, años cuando los hermanos Luis Humberto y Rafael Navejas, junto a Ángel Sánchez, tocaban en la agrupación “Los Cuatro Fantásticos”, en Fresnillo, Zacatecas. Su estilo incipiente aún, mostraba ya una afortunada combinación de punk, rock, grunge, aderezado con melodías de baladas.

En 1998, los hermanos Navejas cambiaron su residencia a Santa Ana, California, en los Estados Unidos, y junto a Nico Saavedra (batería) y Osamu Nishitani (guitarra), fundaron un nuevo grupo por cuyo nombre serían reconocidos como Enjambre.

CONSUELO EN DOMINGO

El camino fue largo, y después de varios años de esforzarse, puliendo sus capacidades instrumentales y su instinto escénico en escenarios de todo tipo en el sur de California, el grupo, editó en el 2004,  “Consuelo en Domingo”, su primer larga duración, que los hizo acreedores de un estupendo prestigio en los círculos subterráneos de los Estados Unidos, obteniendo –gracias a su calidad interpretativa y contundente sonido- tres nominaciones (en la categoría rock) a los Premios Lo Nuestro, de la cadena Univisión.

La evolución generó cambios y estos se dieron en la alineación del grupo con la salida del baterista y el guitarrista, y el ingreso del hermano menor de los Navejas, Julián, quien se hizo cargo de los teclados y guitarra de ritmo, además del regreso de Ángel Sánchez en la batería, desde Fresnillo, Zacatecas y de Anaheim California Javier Mejía en la guitarra, continuando en la voz Luis Humberto y en el bajo Rafael.

EL SEGUNDO ES FELINO

Para este momento, la música de Enjambre empezó a inocular al público de la escena de rock en español en el sur de California, haciendo que sus presentaciones se extendieran por más lugares en los Estados Unidos. El sonido de Enjambre provocó el respeto de sus colegas y la posibilidad de compartir el escenario con bandas de alto octanaje.

En el año 2007, Enjambre lanzó su siguiente álbum bajo el título “El Segundo es Felino”, producido por Julián Navejas, incluye 14 temas en donde se puede apreciar la influencia benéfica de boleros y baladas de los decenios sesenta y setenta, cuyas características combinan —con fortuna- con el rock clásico y actual, lo que dio como resultado un sonido efectivo y sin fisuras. “Manía Cardíaca”, el primer sencillo que se desprendió de esta obra, es uno de los cortes destacados del disco, aunque también vale la pena mencionar, sus otros sencillos: “Impacto”, “Ausencia de Cocina” y “Último tema”. Para mediados del 2008, después de haber visitado la República Mexicana en giras, la banda decide mudarse a la Ciudad de México, ya que era ahí donde más eran solicitados

DALTÓNICO Y LA CONSOLIDACIÓN

Enjambre continuó solidificando su sonido y aumentando su reconocimiento dentro de la industria, pero más importante, entre su creciente público. Es así que la banda, en el 2010, nuevamente bajo la producción de Julián Navejas, dio a conocer su tercera producción titulada “Daltónico”, con el que se proyectó a un público más amplio que trascendía ya las fronteras de lo subterráneo. Canciones como “Visita”, “Madrugada”, “Dulce soledad” y “Enemigo”, sencillos del disco, provocaron el ascenso del grupo en México.

Tal fue el impacto de este álbum, que tuvieron la oportunidad de hacer presentaciones en lugares más grandes y de más prestigio, como el Lunario y el teatro Metropolitan.

De acuerdo con la revista Rolling Stone México, “Daltónico” fue uno de los mejores discos del 2010, así como también lo fue para diversos blogs, en donde Enjambre fue nombrada como la banda del 2010. La consolidación llegó con sus vibrantes presentaciones en el Festival Vive Latino, escenario sobre el cual demostraron un impacto en la audiencia y una solidez musical apreciable en muy pocos grupos de rock mexicanos, además de una primer gira por toda la República Mexicana.

Myspace Latinoamérica, calificó a Enjambre como la banda de rock Número Uno en dicha red social y su canción “Visita”, se ubicó en la cima del rock en español. Mientras que en el canal oficial del grupo en YouTube, el video del tema “Visita” logró más de 200 mil reproducciones en la semana de su estreno. Este mismo video se ubicó como el #98 de los 100 mejores videos del 2010, según MTV Latinoamérica.

LOS HUÉSPEDES DEL ORBE

Enjambre continuó en movimiento y su calidad los hizo alcanzar exposición en medios de comunicación masivos a nivel nacional. En el año 2012, el grupo editó su cuarto álbum titulado “Huéspedes del Orbe”, que llamó la atención desde la portada que presenta una imagen de historieta antigua. Producido una vez más, por el tecladista de la banda, Julián Navejas y mezclado por Stephen Short, quien había hecho lo propio con discos de de rock progresivo de los setenta, influencia muy marcada en este álbum nuevo. El primer sencillo lleva el nombre de “Somos Ajenos”, seguido por los sencillos: “Cámara de faltas” y “Elemento”. Con este álbum fue con el que Enjambre tuvo la oportunidad de incluir en su gira, ciudades de los Estados Unidos, Argentina, Colombia y Uruguay, además de volverle a dar la vuelta a México.

La música de Enjambre está llena de formas, colores, letras y momentos climáticos, cuyo sonido lanza el aguijón para inocular a quien gusta del buen rock, y es amante de la melodía; a prueba de balas y capaz de competir al mismo nivel de obras confeccionadas en otras latitudes.